Cada vez son más los aficionados que apuestan por compatibilizar su afición a las plantas con su preocupación por el cuidado del medio ambiente. La jardinería orgánica, o jardinería ecológica, es una jardinería que apuesta por métodos de cultivo respetuosos con el medio ambiente, cuidando que el ecosistema natural de un jardín o huerta no se vea perjudicado por el uso de productos o técnicas artificiales.

Como todo en la vida, hay defensores y detractores, aquellos que consideran que hay que aprovechar los adelantos y mejoras que ofrece las modernas tecnologías para asegurar un jardín o huerto bonito, productivo y sano. Es el resultado de aplicar a un jardín de pequeña escala las técnicas desarrolladas para las producciones agrícolas industriales, donde la cada vez mayor demanda de producto ha obligado en décadas anteriores a aplicar técnicas poco respetuosas con el medio ambiente a favor de una mayor y más controlada producción, si bien los nuevos desarrollos van precisamente encaminados a encontrar variedades, abonos y técnicas más respetuosas.

Pero no olvidemos que mientras que los profesionales necesitan cultivar con criterios de productividad, los aficionados cultivan su jardín por placer y les sería por tanto mucho más fácil aplicar criterios de sostenibilidad, lo que les proporcionará varias ventajas:

  • un jardín ecológico o una huerta orgánica es más saludable para las personas
  • las plantas son menos sensibles a contraer enfermedades o ser atacadas por plagas
  • los costes de mantenimiento son menores, reduciendo el consumo de agua, fitosanitarios y abonos
  • es mucho más respetuosa con la naturaleza evitando que se contamine la tierra y sobre todo el agua del subsuelo

Pero, ¿en qué consiste la jardinería orgánica? Habitualmente se cree que se limita usar fitosanitarios ecológicos, pero va mucho más allá. Por de pronto hay que cambiar los esquemas y empezar por diseñar el jardín o la huerta de forma distinta a lo que estamos habituados, y elegir las plantas adecuadas para su entorno, evitando así excesiva necesidad de agua y abonos. Una planta que está a gusto en su emplazamiento porque es su medio natural, será también menos susceptible a las enfermedades y plagas.

También se debe tener en cuenta cómo se combinan las variedades: algunas plantas ahuyentan plagas, otras las atraen y facilitan su eliminación manual. Finalmente existen multitud de abonos, enmiendas y fitosanitarios naturales que permiten tener un jardín bonito y productivo sin necesidad de usar productos químicos.

En esta sección hemos querido sumar todos los productos y artículos relacionados con la jardinería orgánica, desde plantas y semillas producidas de forma sostenible y con sello ecológico, hasta sustratos, abonos y fitosanitarios que respetan el medio ambiente.

Cabe destacar nuestro abono orgánico a base de hongos del género Glomus, especialmente desarrollado en nuestros laboratorios para plantas hortícolas y ornamentales, que se está aplicando a escala industrial en cultivos ecológico a gran escala en Centroeuropa, del que nos sentimos especialmente orgullosos.